#

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

discografía


discografía > Más de una manera
Más de una manera , 1999. Más de una Manera es una producción para niños que consta de un libro de cuentos con un CD de 14 canciones. María la realiza junto con su hermana Loida Pretiz (artista plástica) y Camila Schumacher (escritora).
Con el interés de hacer un trabajo para niños y niñas que los estimulara a cuestionarse, se plantearon el reto de abarcar 5 temas normalmente considerados “demasiado abstractos”
para esa población: La “verdad” (la subjetividad), la política, el infinito, la maravilla del cuerpo y sus cambios, y el consumo. Las canciones, los cuentos y las artes van abarcando los temas desde diferentes ángulos, “más de una manera” de pensar y estar en el mundo.
Este proyecto contó con el apoyo total de la organización no-gubernamental HIVOS.

Temas:


1 Abrapalabra | Leer    
2 Piel adentro | Leer
3 El ritmo de mi corazón | Leer
4 ¿Será secreto? | Leer    
5 Más de una manera | Leer    
6 Vieras vos | Leer
7 La respiración del mar | Leer
8 Círculo que no tiene final | Leer Escuchar
9 Como en los cuentos | Leer    
10 ¿Quién tiene la palabra? | Leer
11 ¿Cuánto vale? | Leer
12 Un lugar secreto | Leer
13 Esto no puede seguir así | Leer Escuchar
14 Punto fina, café con tamal | Leer

1. Abrapalabra
Schumacher
Abrapalabra, tus sueños se abran
unos ahora y otros después
Suenan, se leen, se cantan, se miran
todos revueltos o uno a la vez.

Las letras se agrandan, se estiran, se ensanchan
Se juntan sin orden, se vuelven palabras
Palabras chiquitas, serias, complicadas
Palabras contentas, no domesticadas.

Abrapalabra, tus sueños se abran.

Con luz y con sombra, te invito a mi mundo
Invento un espacio alto, ancho y profundo
de tinta y relieve, de gestos y líneas
Pintura y madera, con juego y sin rumbo.

Abrapalabra, tus sueños se abran.

Escucho el tiempo, y allí yo encuentro
ritmos y claves, compases, silencio
una melodía y algo que acompañe
Se siente en el cuerpo, se escucha en el aire.

Abrapalabra, tus sueños se abran
unos ahora y otros después
Suenan, se leen, se cantan, se miran
todos revueltos o uno a la vez.

Arriba


2. Piel adentro
Mírate al espejo: ¡Cómo has crecido!
Tu naríz no es la naríz de aquel bebé que un día fuiste.
Todo está cambiando, se va renovando
desde el pelo hasta los pies, lo que puedes ver, y lo que no ves.

Piel adentro, un esqueleto bien envuelto en tu calor
Piel adentro, los sueños corren con tu sangre
Piel adentro, un papalote se pasea en un pulmón
Piel adentro, tenés un nido en mitad del corazón.

Hay otros niños de tu edad, que se parecen mucho a vos
y hasta nacieron el mismo día, en el mismo hospital
¿Te has preguntado alguna vez, qué es lo que te hace especial,
si siendo todos parecidos, no hay ni dos que sean iguales?

Mírate al espejo, único en el mundo
células y sentimientos, órganos y pensamientos.

Piel adentro...

Arriba


3. El ritmo de mi corazón
¿Qué tengo en el estómago, aquí a la par del hígado?
¿Después de la vesícula, allá por la clavícula?
Se me hace como un cólico si abro la mandíbula
Tal vez es la carótida que da al corazón.

Pestañas en los párpados de dos ojos idénticos
Orejas de cartílago que miden tres centímetros
Con ellos oigo música, aquella cosa mágica
que empieza en este músculo que llaman corazón.

Tengo el ritmo de mi corazón
Tengo el ritmo de mi corazón.

Lo cómico, lo químico, mecánico y mágico
Lo plácido, lo flácido, lo dulce y lo ácido
Las células, moléculas, y todas las partículas
desde los cavernícolas hasta este corazón.

Y aquí dentro del cráneo, que es como una cáscara
tengo un cerebro lógico mejor que cualquier máquina
¿Y dónde está eso místico que llaman el espíritu?
Tal vez cerca del músculo que llaman corazón.

Los hombres con testículos, mujeres con un útero
y todos tienen glúteos para sentarse cómodos
Y todo lo genético, y todo con propósito
y todo es tan rítmico como este corazón.

Y tengo el ritmo de mi corazón
Y todo con propósito y todo lo genético
Tengo el ritmo de mi corazón
Lo mágico, lo químico, lo cómico y mecánico
Tengo el ritmo de mi corazón
¿Y dónde está eso místico que llaman el espíritu?
Tengo el ritmo de mi corazón.

Arriba


4. ¿Será ciero?
¿Será cierto que lo que anuncian por la tele me hará felíz?
¿Será cierto que si miento me va a crecer la naríz?
¿Será cierto que el horóscopo me dice el futuro?
¿Que me dejan si no me apuro?
¿Que los malos siempre se ríen igual?

¿Será cierto que los adultos ya no saben cómo jugar?
¿Será cierto que ya no quedan ideas que inventar?
¿Será cierto que mi perro no tiene pensamientos?
¿Que el dentista entiende lo que yo siento?
¿Que yo soy lo que me dicen que soy?

¿Será que ellos se cansan de que yo pregunte tanto, o será que no me saben contestar?
¿Cuál de todas es, cuál de todas es la verdad?

¿Será cierto que no existen ni fantasmas ni duendes?
¿Será cierto que sos un tonto si no te defiendes?
¿Será cierto que hay un diablo con cachos y cola?
¿Será cierto que los hombres no lloran?
¿Que el que gana el concurso es siempre el mejor?

¿Será cierto que los marcianos no han llegado a la tierra?
¿Será cierto que los problemas se arreglan con la guerra?
¿Será cierto que este país es el mejor del mundo?
¿Que si canto al revés te confundo?
¿Que el que tiene más años siempre tiene razón?

¿Será que ellos se cansan de que yo pregunte tanto, o será que no me saben contestar?
¿Cuál de todas es, cuál de todas es, cuál de todas es la verdad?

Arriba


5. Más de una manera
El río que corre detrás de mi casa es tan largo como un aguacero
tan largo como este verano
tan largo como un bostezo de Juan.
Si yo caminara por días y días, ni así llegaría al final,
pero si lo mirara desde otra parte, no se vería igual.

Desde un avión, el río sería solo un hilito plateado
Desde un avión, me parecería solo un pelito mojado.
Todo depende de donde estés, de eso depende cómo lo ves
y hay más de una manera de mirar.

La fábrica que está a la par de mi casa es ruidosa como un huracán
ruidosa casi como un tren
ruidosa como un estornudo de Juan.
Si yo me tapara con muchas almohadas, ni así dejaría de sonar
pero si la escuchara desde otra parte, hasta me podría gustar.

Desde tu casa, la fábrica solo sería un murmullo
Desde tu casa, me parecería más bien un arrullo.
Todo depende de donde estás, de eso depende cómo escuchás
y hay más de una manera de escuchar.

A veces si nos alejamos de algo lo vemos de otro color
nos sabe a otro sabor
nos suena distinto, tiene otro olor.
Cuando era una niña, mi patio era como un estadio, y ya no es así
y no es que mi patio se haya encogido, es que yo con el tiempo crecí.

Y con el tiempo, mi patio enterito cambió de tamaño
Y con el tiempo, lo veo distinto al pasar de los años
Todo depende del tiempo en que estás, de eso depende cómo pensás
y hay más de una manera, más de una manera
hay más de una manera de pensar.

Arriba


6. Vieras vos
Vieras vos lo que me contaron
esa casa, la que botaron
era de un señor de dinero
Yo no sé, pero me dijeron
que la había hecho tan fina
porque le robó a la vecina
Ya sabés, aquella del frente
la que le faltaba ese diente
Y de aquí que no salga el cuento
pero esto no es un invento
Me lo dijo Inés la de abajo
la que se quedó sin trabajo
Y no es que me meta en su vida
pero está un poquito crecida
desde que compró aquel carro
que lo supo todo el barrio
Y ahora que quedó sin marido
pero, cómo, ¿No habías oído?
anda hablando mal de la gente
y no es bueno, nada decente
que me juzgue sin conocerme
porque yo no soy de meterme, y
Por supuesto, estoy preocupada
si es que no te he contado nada
¡Si supieras lo que anda hablando de vos!

Vieras vos lo que me contaron
y de aquí que no salga el cuento
Anda hablando mal de la gente
y te juro que no te miento
Y no es que me meta en su vida
porque yo no soy de meterme
Por supuesto, estoy preocupada
Deberían de agradecerme
¡Si supieras lo que anda hablando de vos!

Arriba


7. La respiración del mar
Hola, ola, vienes y te vas
como la respiración del mar
¿Cuántas veces?
¿Cuántas veces has estado aquí?

No puedo ver adonde es que se acaba el mar.
Cuesta creer que acabe en algún lugar
Y como el mar, lo pensamientos
Y como el mar, todos los vientos
Y como el mar, todos los cuentos que puedes inventar.

¿Cuántas hojas cayeron de los árboles hoy?
¿Cuántos peces en el mar? ¿Cuántos números habrán?
¿Cuántas nubes pasearon por el cielo azul hoy?
Si las cuentas, preguntales adónde van.

¿Dónde se acaba un círculo? ¿De dónde vengo yo?
¿Quién inventó el tiempo? ¿Quién inventó el reloj?
¿Cuántas veces habrá latido hoy un corazón?
Cuéntalas, nunca vas a terminar.

Arriba


8. Círculo que no tiene final
Hay una semilla en la tierra
crece con el agua y con el sol
pasa el timpo y se vuelve un árbol
grande, fuerte
Cuando ya ha dado mucho fruto
seco, morirá
y su madera se irá volviendo tierra
donde otra semilla crecerá
De una vida salen otras vidas
Círculo que no tiene final.

Arriba


9. Como en los cuentos
Había una vez un pueblo con un rey, como en los cuentos
Era un rey bueno pero estúpido, un poco lento
Y aunque a nadie le faltaba el pan, el alimento
ya no querían más obedecer sus mandamientos.

Porque deseaban ellos mismos decidir
cómo hacer del pueblo un mejor lugar para vivir.
Pero a unos no les parecían bien estos inventos
y se empeñaban en decir:

¿Por qué quieren cambiar, si es tan complicado?
El rey es un tonto, pero es ordenado.
Las cosas son así, no hay otro camino
pues es el destino que Dios nos mandó.

Pero eran muchos los que no querían más que los mandaran
y el rey se tuvo que ir de ese lugar, lo desterraron
Se reunieron en un gran salón, y celebraron
¿Y ahora qué hacemos con la libertad? Se preguntaron.

Siempre es más fácil criticar que construír
Todos opinaban, pero uno que otro por allí
refunfuñaba en algún rincón y se quejaba
y no dejaba de pensar:

¿Y qué me importa a mí, si a mí no me toca?
Total, no me escuchan, me callo la boca.
Permiso por favor, que voy para afuera
que la otra manera estaba mejor.

Pero con todo y esos pocos del rincón, los disidentes
se dieron cuenta que a pesar de ser tan diferentes
tenían algunas cosas en común, las suficientes
y cada grupo fue a escoger sus dirigentes.

Los carpinteros, los granjeros, las mamás
los malabaristas, las doctoras, todos los demás
podían votar y dar su opinión, y se escuchaban
y el cuento no se acaba aquí.

Buscar estar de acuerdo a veces es lento
pero aunque les cueste, están más contentos
porque esta historia sigue y sigue pasando
aunque la canción ya llegó a su final.

Arriba


10. ¿Quién tiene la palabra? (Un pleito musical)
Instrumental

Arriba


11. ¿Cuánto vale?
¿Cuánto vale, cuánto cuesta, cuánto tiene, cuánto es?
Si no entiende la pregunta, le pregunto al revés.
¿Vale cuánto, cuesta cuánto, tiene cuánto, cuánto es?
No entiende si pregunta la, pregunto le al revés.

Si le presto, le sumo, le resto, le vendo, le alquilo esta idea
¿De qué forma es que piensa pagarme por ese favor?
Yo no sé ni ponerle un precio a esto que llaman idea
¿No sería mejor compartirla y tenerla los dos?
No, no, no, no

¿Cuánto vale, cuánto cuesta,cuánto tiene, cuánto es?
Si no entiende la pregunta, le pregunto al revés.
¿Elav otnauc, atseuc otnauc, eneit otnauc, se otnauc?
Edneitne on is atnugerp al, otnugerp el server la.

¿Y en cuánto le alquilo un miércoles, señor?
¿Y febrero, me lo compraría, por favor?
Si lo único que es importante es coleccionar muchas cosas
¿Dónde piensa poner esta idea que voy a soltar?
Si no cabe en aquella gaveta y la caja le queda muy grande
¡Puede ser que le salgan tres alas y eche a volar!

¿Cuánto vale, cuánto cuesta, cuánto tiene, cuánto es?
Si no entiende la pregunta, le pregunto, le pregunto
Te pregunto, te pregunto, la pregunta es al revés.

Arriba


12. Un lugar secreto
Tengo un lugar secreto, viajo sin un pasaje
Me voy sin equipaje a ese lugar
Tengo un lugar secreto donde no existe el tiempo
Lo que imagino es mío en mi lugar.

Lo puedes conocer con solo imaginar.

Te dibujé un castillo, nunca lo había visto
¿Dónde nos llevará este corredor?
Vos me pintaste verde, yo te pinté con cola
Pintanos un lugar de otro color.

Se puede conocer con solo imaginar.

Un lugar donde a nadie se le exijan corbatas
donde todos seamos igual de importantes por solo existir
Un lugar donde lo que decís es tomado en cuenta
donde a nadie le falte un buen abrazo para seguir.

Si estoy imaginando, tal vez esté pasando
Todo lo que se inventa empieza así.
Te dibujé una puerta para que me visites
Imaginemos doble desde aquí.

Arriba


13. Esto no puede seguir así
Pedro siempre llegaba tarde, sobre todo tarde a trabajar
porque le costaba levantarse, le costaba tanto madrugar
Esto no puede seguir así, esto no puede seguir así
El jefe le dijo: ¨O llega temprano, o deja de trabajar aquí ¨.

Compró una casa a la par del trabajo, compró un gran perro que cuide la casa
Tiene un señor que le entrena al perro, y cocinera para ese señor
Tiene un chofer para la cocinera, y un carro nuevo para el chofer
Tiene un mecánico para el carro, para que sirva le tiene un taller.

Para la casa tiene un perro, para el perro entrenador
y para él la cocinera, y para ella el chofer
Para el chofer tiene el carro, para el carro el mecánico
para el mecánico el taller.

Pobre Pedro, ahora tiene tanto, tantas cosas que tiene que pagar
que trabaja tres veces más que antes, y su esposa se queja sin parar:
¨Esto no puede seguir así, esto no puede seguir así ¨.
Su esposa le dijo: ¨Si es que me quieres, comprá unas cositas para mi ¨.

Compró un collar de las perlas más finas, y un vestido para su collar
y para que le quedara el vestido, compró un gimnasio para adelgazar
Tiene las máquinas para el gimnasio, y un señor que las sabe arreglar
Para el señor tiene cuatro ayudantes, que tienen camas para descansar.

Para el collar tiene un vestido, y para que le quede bien
tiene un gimnasio con espejos y sus máquinas también
Para las máquinas tiene un señor que sabe hacerlas funcionar
con sus ayudantes a la par.

Para la casa tiene un perro, para el perro entrenador
y para él la cocinera, y para ella el chofer
Para el chofer tiene elcarro, para el carro el mecánico
para el mecánico el taller.

Para el perro un vestido, con sus máquinas también
Para el carro un collar, y un gimnasio está muy bien
Para el espejo un chofer, para el jefe un entrenador
¡Y esto que no siga por favor!

Arriba


14. Punto final, café con tamal
Había una vez
y colorín colorado
en un lugar lejano
rojo azul y anaranjado
hace mucho, mucho tiempo
esta historia se ha acabado
y punto final, café con tamal.

Arriba